Escrito por Graciela Guerrero Garay Impactos: 127

Al prevenir 13 enfermedades desde el momento en que ocurre el nacimiento de un niño, Cuba clasifica entre las naciones que tienen una de las más amplias coberturas de vacunación en el mundo, además de garantizar el acceso universal y gratuito a la Salud Pública.

No hay que ir, necesariamente, a una institución pública para comprobar el nivel de seguridad sanitaria que disfruta la población, pues desde el barrio es evidente en los recién nacidos de la familia y los vecinos, los cuales reciben mes a mes, según corresponda, los ciclos y reactivaciones de las vacunas y, a la vez, son chequeados en los consultorios por el médico de la comunidad y el especialista en Pediatría.

Con estas prioridades, la nación caribeña logró hace varias décadas inmunizar a los distintos grupos sociales de generación en generación después de 1959, por lo que hoy exhibe un exitoso cumplimiento de la mayoría de las metas propuestas en los llamados Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas, a pesar de mantenerse bajo la costosa presión del bloqueo económico, financiero y comercial recrudecido por los Estados Unidos en los últimos años y sostenido en medio siglo.

A estos resultados se integran la posesión de la tasa de mortalidad más baja de América Latina, con un 4,6 por cada mil nacidos en el 2012, y la materna entre las menores a nivel mundial (21,5 por cada 100 mil), así como la prioridad que brinda a programas de alto impacto en la salud humana, y a la investigación en vacunas contra los virus del dengue, el VIH y el cólera.

Un informe difundido por el Consejo de Derechos Humanos reconoce estos logros alcanzados por Cuba, en los cuales es muy positiva la atención a enfermedades como el SIDA, en tanto disminuye la mortalidad y los diagnósticos tardíos y está prácticamente eliminada la transmisión materno-infantil de la sífilis y el VIH.

La erradicación de la pobreza extrema y el hambre, el empoderamiento de la mujer y el alto nivel educacional -que la coloca en el lugar 14 del mundo según dictamen de la UNESCO en el 2011 en su punto Desarrollo de la Educación para Todos-, son otras metas que permiten a la Isla materializar gran parte de los Objetivos del Milenio, independientemente de que cubanas y cubanos trabajan por elevar más la calidad en los índices claves del bienestar humano.

About these ads