Néstor Núñez /Servicio Especial de la AIN

.

La mayor de las Antillas corroboró su empeño en hacer de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) “la mayor conquista regional en la lucha por la paz, la independencia, el desarrollo y la inclusión social.”

Cuba ejerce en este año la presidencia temporal de ese organismo, surgido en diciembre de 2011 en Caracas, Venezuela, e integrada por todos los países del hemisferio sur del Continente Americano.

Y precisamente para concretar y dinamizar el trabajo de la CELAC bajo la dirección cubana, tuvo lugar el La Habana una reunión de los cancilleres de la Isla, Chile y Costa Rica, con la presencia de una delegación haitiana a nombre de las naciones que forman parte de la Comunidad del Caribe, CARICOM.

Como se sabe, Chile presidió temporalmente la CELAC el pasado año, y Costa Rica asumirá esa responsabilidad de manos de Cuba en 2014.

Y justo la presencia de Haití en nombre de los pequeños estados caribeños, permitió a la Comunidad regional mostrar su vivo interés por cooperar e integrarse con ese grupo de pueblos que, más allá de sus orígenes coloniales y de su variedad idiomática, comparten con la América de raíz hispana y lusitana los mismos desafíos, urgencias y aspiraciones.

Por demás, y en el caso específico de Haití, los integrantes de la denominada troika de la CELAC, confirmaron su decisión de elevar la cooperación con esa nación, devastada por una historia de explotación y dependencia extremas, a la que se unen los golpes de terribles fenómenos naturales y epidemias con incidencia directa en su sufrida población.

Con esa perspectiva, la CELAC pretende insertarse en el esfuerzo que desde hace años realiza Cuba en materia de salud pública en territorio haitiano, ahora solidificado y ampliado gracias al apoyo de las autoridades de Venezuela y Brasil, entre otros gobiernos del área.

Los titulares de exteriores reunidos en la capital cubana examinaron además el plan de acción de la CELAC para este 2013, bajo la titularidad transitoria de la mayor de las Antillas, el cual se centra en “temas sociales, energía, reducción de las desigualdades, finanzas, medioambiente, agricultura, ciencia y tecnología, transporte e industrialización”.

De esa forma, la CELAC proyecta sus empeños inmediatos de una forma estructurada y coherente en el camino por otorgarle a la América Latina y el Caribe, cada más ajenos a la tutela imperial, el papel de interlocutor que merecen como zona geográfica de peso económico, político y social creciente a escala planetaria.

Región que, además, puede hacer mucho en la consolidación del mundo multipolar que debe prevalecer sobre las ínfulas hegemonistas de quienes solo admiten como válidos sus mezquinos intereses.

Por otra parte, la CELAC, seguirá trabajando por el máximo de entendimiento e integración entre sus miembros, haciendo del diálogo, la convivencia y el respeto mutuo sus normas más preciadas e inviolables.