Porque el tiempo transcurrido no borra la injusticia, los jóvenes cubanos recordaron a los “hermanos muertos el 27 de noviembre”, justo cuando se cumplieron 142 años del fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina.

Foto: Marcelino Vázquez (AIN)En cuadro apretado, universitarios y estudiantes de la enseñanza media, recorrieron toda la calle San Lázaro hasta llegar al Monumento a los Mártires en la explanada de La Punta.

Cuba toda mantuvo viva la memoria histórica y La Habana fue el escenario principal para rendir tributo a las víctimas de aquel crimen.

En la Colina universitaria, los pinos nuevos se dieron cita. “Marchemos con el compromiso de no volver a ser colonia de nadie, de no dejar morir el espíritu de nuestros mártires… como regalo al ya cercano aniversario 55 de la Revolución, con el entusiasmo que llevaremos al venidero Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes”, arengó Nirza García Valdés, miembro del secretariado nacional de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Y claro que hubo marcha. Pero al inicio, ante el simbólico pase de lista a los mártires, irrumpió el grito de presente de la multitud congregada.