Etiquetas

, , ,

Osviel Castro Medel, especial para Granma

CARACAS.— El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instaló el miércoles la Conferencia Por la Paz y Por la Vida donde planteó como líneas de acción respetar la Constitución Bolivariana, eliminar focos violentos y defender al país del intervencionismo.


El Presidente venezolano llamó nuevamente a la paz y al diálogo al dirigirse a los movimientos de campesinos, pescadores e indígenas. FOTO: YAIMÍ RAVELO, enviada especial

En el Palacio de Miraflores en Caracas (sede del Ejecutivo) se dieron cita diversos sectores de la sociedad venezolana, aunque algunos líderes de la oposición no asistieron, ante lo cual el mandatario dijo que nadie debía “temerle al diálogo”.

Asimismo, afirmó que debería establecerse una Comisión de enlace que permita aplicar estrategias entre sectores empresariales, industriales, religiosos para procesar todas las propuestas que se pongan sobre la mesa.

“La sociedad no se puede ir por el barranco de la violencia, es hora de rescatarla. No se trata de un diálogo entre el PSUV, el Gran Polo Patriótico y la MUD (Mesa de la Unidad Democrática, de derecha), esto trasciende de los partidos”, señaló el jefe de Estado, quien agradeció la presencia de representantes de todas las tendencias políticas del país.

También se refirió a evitar la injerencia de factores externos en Venezuela; “debemos defender nuestra soberanía, por ello, sigo proponiendo un diálogo sin complejos para una nueva etapa de relaciones con Estados Unidos”.

Precisamente, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, indicó más temprano a la red de TV MSNBC, que su país estaba “preparado” para un cambio en las relaciones con Venezuela.

CAMPESINOS E INDÍGENAS MARCHARON A MIRAFLORES

Otra marejada humana tomó ayer varias de las principales calles de Caracas y llegó al Palacio de Mirafores para expresar su respaldo al Gobierno Bolivariano y a la paz en Venezuela.

Esta vez fueron los campesinos, indígenas y pescadores de varios estados del país quienes caminaron, bien temprano en la mañana, hasta la sede de la Presidencia, donde fueron recibidos nuevamente por el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

La marcha forma parte de una colosal lucha de las masas para derrotar el intento de golpe de Estado que fomenta la extrema derecha venezolana con el aliento de medios de comunicación nacionales y extranjeros.

“Esto ha sido una ofensiva muy poderosa de movilización del pueblo, de todos los movimientos sociales en todo el país, y todos han querido venir a ratificar su juramento con Chávez y con la patria”, dijo el mandatario, quien recordó que fue el líder bolivariano quien rescató a los llaneros, a los cultivadores de tierra, los indígenas, los apartados de siempre, para darle un lugar significativo en la construcción de un modelo nuevo.

Ejemplificó que gracias a la Revolución los pueblos indios contaron por primera vez con diputados que los representaran y defendieran sus derechos.

En la concentración, el mandatario expuso que el Gobierno Bolivariano ha entregado más de tres millones de hectáreas y que recientemente aprobó 198 millones de bolívares para proyectos socio-productivos en 500 comunidades originarias.

El Movimiento Campesino le entregó al presidente un manifiesto en el que se trazan estrategias para lograr la soberanía alimentaria y luchar contra la guerra económica.