El presidente Evo Morales inauguró el miércoles la sexta reunión anual con embajadores de Bolivia en el mundo y aseveró que el país no fracasará por la baja del precio del petróleo porque tiene presupuestada una millonaria inversión que compensará la disminución presupuestaria.

«No nos asusta esta rebaja (del precio del crudo) quisiera el imperio norteamericano que fracasemos por el precio del petróleo (pero) no vamos a fracasar (hay) tantas inversiones», indicó.

Morales manifestó que cuando el sistema capitalista ingresa en crisis esa situación la transfiere a los países en desarrollo, por lo que no es responsabilidad del Gobierno, pero sí es su obligación garantizar inversión en todas las regiones del país.

«No nos asusta, no nos va asustar (la baja del precio del crudo) no dependemos del precio, afecta medianamente, a ver cómo se supera», mencionó.

Explicó que en promedio la baja del precio internacional del petróleo restará al país ingresos en el orden de 3.000 millones de dólares, en el sector de hidrocarburos y minería.

No obstante, indicó que según los datos económicos «vamos bien» y de acuerdo con las previsiones el crecimiento estará sobre 4,5%, lo que colocará a Bolivia si no es en el primer país de la región en el segundo con mayor crecimiento económico.

Resaltó la visita del papa Francisco a Bolivia y reiteró su pedido de rezar por el Santo Padre, quien por sus mensajes y su labor por la paz su vida corre peligro.

El jefe de Estado recomendó a los embajadores y cónsules difundir las conclusiones de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático, desarrollada recientemente en Tiquipaya, Cochabamba, así como la demanda marítima, con sus argumentos y razones.