Etiquetas

, , ,

MARTIRES DEL MONCADA:

En la madrugada del 26 de julio de 1953, y aprovechando que Santiago de Cuba se encontraba en carnavales, 135 combatientes, vestidos con uniformes del Ejército y dirigidos por Fidel, precisaban el plan de ataque.

Se organizaron en tres grupos, el primero de los cuales, con Fidel al frente, atacaría la fortaleza. Los otros dos grupos, mandados respectivamente por Abel Santamaría —segundo jefe del movimiento— y Raúl Castro, tratarían de tomar dos importantes edificios contiguos al cuartel: el Hospital Civil, donde se atendería a los heridos, y el Palacio de Justicia, donde radicaba la Audiencia, desde cuya azotea apoyarían la acción principal.

El grupo principal, dirigido por Fidel, llegó según lo previsto hasta una de las postas, la No. 3, la desarmó y traspuso la garita. Pero una patrulla de recorrido que llegó inesperadamente, y un sargento que apareció de improviso por una calle lateral, provocaron un tiroteo prematuro que alertó a la tropa y permitió que se movilizara rápidamente el campamento. La sorpresa, factor decisivo del éxito, no se había logrado. La lucha se entabló fuera del cuartel y se prolongó en un combate de posiciones.

Los asaltantes se hallaban en total desventaja frente a un enemigo superior en armas y en hombres, atrincherado dentro de aquella fortaleza. Otro elemento adverso, también accidental, fue que los atacantes no pudieron contar con varios automóviles donde iban las mejores armas, pues sus ocupantes se extraviaron antes de llegar al Moncada en una ciudad que no conocían. Comprendiendo que continuar la lucha en esas condiciones era un suicidio colectivo, Fidel ordenó la retirada.

FLORES BETANCOURT RODRÍGUEZ

Nació el 5 de octubre de 1928, en la Finca Santa Teresa de Artemisa. Pertenecía a la Juventud Ortodoxa, formó filas en la valerosa legión de artemiseños que tomaron parte, arma en brazo en la gesta heroica del Moncada. Según algunas versiones, calló herido en el combate, siendo más tarde rematado por las bestias uniformadas de Rio Chaviano.

Trasladado a Villa Blanca, una granjita en la carretera hacia la playa de Siboney en la medianoche del 25 de julio, es asignado al contingente que, bajo el mando directo de Fidel Castro, debía penetrar al campamento por la posta 3, pero, además, es seleccionado entre los ocho del primer auto de la caravana con RenatoGuitart, el jefe de la escuadra, Pedro Marrero Aizpurúa, el chofer, José Luis TassendeJesús Montané y los artemiseños Pepe SuárezRamiro Valdés y Carmelo Noa Gil, los que tendrían la responsabilidad de neutralizar a los guardias de esa posta para permitir el paso de todos los demás combatientes.

Aunque la misión de este grupo de la vanguardia se cumple con éxito, al fracasar el resto del plan solamente Suárez, Valdés y Montané pudieron salir del campamento; los otros cinco, incluido Flores –24 años de edad- cayeron durante el combate el 26 de julio de 1953.

GILDO MIGUEL FLEITAS LÓPEZ. 

Profesor y oficinista, uno de los mártires de Municipio Playa en las acciones del 26 de julio del 1953.

Nació el 19 de mayo de 1920, en una pequeña finca próxima Arroyo Arenas (Marianao). De origen muy humilde, cursó la enseñanza elemental en el área gratuita del Colegio La Salle del Vedado. Después continuó estudios comerciales y simultáneamente matriculótaquigrafíamecanografíainglés y español.

En casa de Gildo, en la calle de 42, se guardaron armas que poco a poco fueron sacadas días antes del ataque, por los compañeros Ñico LópezFernando Chenard Piña, el propio Gildo y su esposa Paquita. Su motivación de recién casado atraía la atención de los vecinos que observaban la entrada y salida frecuente de paquetes.

El  24 de julio de 1953 a la casa fueron llegando compañeros, entre ellos Fidel Castro Ruz, hasta un número de siete. Próximo a las 10 de la noche Gildo salió por última vez de su casa. Cayó heroicamente peleando, en los hechos del Cuartel Moncada, cuando avanzaba hacia la entrada de la posta para penetrar en la guardia de la soldadesca batistiana y tomar por asalto la segunda fortaleza militar de la dictadura. Con el triunfo de la Revolución se levantó un monumento a la obra por la cual luchó y cayó.

GIRALDO CÓRDOVA CARDÍN

Nació el 5 de diciembre de 1930, en la calle Castillo, esquina San Ramón.

Amante del boxeo, se destacó como amateur, y de 6 peleas que libró, ganó cinco y una resultó tabla. Aquel joven alegre, amante de la música y del deporte de los puños, era también un interesado lector de la obra de José Martí.

Un día antes de acudir a su cita revolucionaria en el cuartel Moncada, el joven boxeador fue declarado perdedor por ausencia en la pelea del torneo Guantes de Oro a la que debía asistir. Prefirió pelear por la patria y por la revolución en la bravía capital de Oriente, allí dio su vida por el futuro y la felicidad de nuestro pueblo.

Cayó heroicamente, el 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba, durante los sucesos del Asalto al Cuartel Moncada.

GUILLERMO GRANADO LARA

Nació el 23 de octubre de 1923, en Pijirigüa, Artemisa, en un hogar de economía media. No culminó la enseñanza primaria, comenzó a trabajar en el comercio de su padre siendo un jovencito aún.

Algunos familiares de Granados Lara recuerdan que hasta el 10 de marzo de 1952, fecha en que se produjo el golpe militar encabezado por el tirano Batista, “Guillermo era un hombre muy de su casa. Cuando regresaba del trabajo se ponía a escuchar trasmisiones deportivas.

Casi nunca salía de paseo pero desde el día del golpe de Estado, salía con mucha frecuencia, e incluso, a veces, se quedaba fuera de la casa”.

Guillermo Granados Lara-según ha relatado su compañero de acción Fidel Labrador- formó parte del grupo que atacó el Moncada, y fue herido al iniciarse el combate. Fidel Labrador trató de ayudarlo a incorporarse cuando nuevas ráfagas de balas fueron dirigidas hacia ellos.

Labrador fue herido en un ojo, y tuvo que replegarse. No supo más de Guillermo. Su nombre apareció después en la lista de los “muertos en combate”.

MANUEL ENRIQUE ISLA PÉREZ

Nació el 15 de julio 1933 en la finca “Santa Eugenia” barrio Bagáez, municipio Nueva Paz. De aquí se mudan para Los Palos donde conoce a su compañero Fidel y otros destacados líderes revolucionarios que hacían en ese lugar los entrenamientos y prácticas de tiros.

El 24 de julio de1953, a las 12 m., llega el aviso al Municipio Nueva Paz de que siete compañeros deben partir cuanto antes para La Habana. Para cumplir el programa de la revolución. Dentro de ellos estaba Manuel Isla Pérez.

Asignado al contingente que tenía como objetivo la toma del Moncada, una vez fracasada la operación pudo escapar del área del combate, y deambular disperso con algunos combatientes en los alrededores de Santiago de Cuba, pero terminó siendo apresado. Su cadáver fue presentado por efectivos del Ejército en El Conuco, zona rural de El Caney, con otros cinco cuerpos, el jueves 30 de julio de 1953, como si hubiesen caído en un combate. Quince días antes, Isla Pérez había cumplido 20 años de edad.

PEDRO MARRERO AIZPURÚA

Nace el 23 de octubre de 1926 en el El barrio Ceiba–Puentes Grandes. Cursó sus primeros estudios en la “Nueva Escuela”, luego, ingresó en el Instituto de Segunda Enseñanza de Marianao.

Momentos antes del ataque Fidel Castro pidió voluntarios para atacar la posta No. 3. Todos dieron un paso al frente, el líder escoge a varios, entre ellos a Pedro Marrero, que fue designado para manejar el segundo carro donde iba el líder del grupo de jóvenes asaltantes. El plan estaba cronometrado, pero, por una cuestión fortuita falla el factor sorpresa y cunde la confusión, se inicia el combate fuera de los muros del cuartel con un alto costo de muertos y heridos. Y en las acciones del asalto al Cuartel Moncada, en la toma de dicha posta, al tratar de ayudar a su compañero herido José Luis Tassende fue capturado y salvajemente asesinado por esbirros de la dictadura. Actualmente sus restos están enterrados en el Cementerio de Santa Ifigenia, junto a los de un numeroso grupo de asaltantes del Cuartel Moncada.

RAÚL R. DE AGUIAR FERNÁNDEZ

Nació en la barriada del CerroLa Habana, el16 de septiembre de 1922. Siendo niño, quedó huérfano de padre y madre, fue criado por sus tíos Marina Fernández Lima y Antonio Fernández Lima. No pudo completar la enseñanza primaria.

Fracasada la acción, Aguiar lograría escapar con Madera, Valdés y Valle, y llegar a la finca de los Castro Ruz, en BiránCueto, al norte de Oriente, donde Ramón Castro les ofreció refugio, ropas y dinero para facilitarles su propósito de regresar a La Habana.

En Alto Cedro fueron apresados, trasladados a Santiago de Cuba, con escala en Palma Soriano. Después de ser sometidos a tortura se les asesinaría. En la madrugada del 29 de julio, el cuerpo de Aguiar junto a los de Madera y Valle fue abandonado por el ejército en Conuco, un punto insignificante del barrio rural de Damajayabo del municipio El Caney, en cuyo cementerio fue inhumado. Tenía 30 años de edad.

ANDRÉSVALDÉS FUENTES

Nació en la Pinar del RíoCuba, el 24 de febrero de 1929, pero fue inscrito en el registro civil de La Habana, lugar hacia donde se trasladó su familia en busca de mejores oportunidades cuando Andrés tenía tres meses de edad.

Al dar Fidel la orden de retirada a causa de haberse perdido el elemento sorpresa en el ataque, Andrés, Aguiar y Valle lograron alejarse deSantiago por la línea del ferrocarril. Alcanzaron una pequeña estación donde fueron ayudados por un hombre mayor de edad que no conocían. Se dirigieron en el tren hacia Marcané con el fin de obtener ayuda de la familia de Fidel, a la que conocían por visitas que habían realizado a Birán.

Lograron contactar con Ramón Castro que se encargó de trasladarlos a la finca de la familia. Los ocultó temporalmente en un cañaveral con la idea de que esperaran un tiempo prudencial y conseguirles una salida segura. Les llevó ropa y comida. Ante la impaciencia de los jóvenes por intentar regresar a La Habana, les proporcionó dinero.

Mientras esperaban en la estación de Alto Cedro, Andrés y Aguilar fueron detenidos. Valle logró tomar el tren pero fue interceptado en Cacocum y conducido a Santiago de Cuba, al igual que sus compañeros, Andrés fue asesinado en un lugar conocido por Barranca, cerca del río Cauto y lanzado al fondo de un pozo ciego el 29 de julio de 1953.

ARMANDO VALLE LÓPEZ

Nació el 27 de octubre de 1929 en el Vedado, pero sus años más significativos los vivió en la popular barriada de Cayo Hueso (La Habana). Huérfano de madre, desde niño fue criado por una tía materna. Cursó hasta el 6ºto grado de la enseñanza primaria, e ingresó en la Escuela de Artes y Oficios de La Habana, pero no pudo continuar los estudios, debió a empezar a obtener ingresos para su propio sustento.

Junto a Raúl de Aguiar y a otros compañeros de la barriada habanera de “Cayo Hueso”, Armando Valle ingresó a las filas del movimiento revolucionario dirigido por Fidel.

El 24 de julio de 1953 es uno de los dieciséis hombres que bajo el mando de José Luis Tasende hacen el viaje en ferrocarril desde La Habana a Santiago de Cuba, junto a sus compañeros Raúl de Aguiar, José de Jesús Madera y Andrés Valdés, con quienes se aloja en el hotel “Perla de Cuba”. A medianoche del 25-26 de julio fueron trasladados a Villa Blanca, una granjita en la carretera hacia la playa de Siboney, donde vistieron uniformes militares y recibieron armas para combatir con el contingente que bajo las órdenes directas de Fidel intentaría penetrar por la posta 3 en el cuartel Moncada. Joven, de 24 años, había tomado parte en manifestaciones y actos de calle contra la tiranía, después del 10 de marzo, en las que se gritaba la fórmula para sacar al país del abismo en que había sido sumido: “¡Revolución! ¡Revolución!”

ELPIDIO CASIMIRO SOSA GONZÁLEZ

Nace el 4 de marzo de 1929 en la ciudad de Sagua la Grande provincia de Villa Clara, formaba parte de una humilde familia. A los 19 años inicia su vida laboral como viajante de comercio para la firma “Hilos Capitolio” para ayudar a su familia y costearse los estudios.

Está entre los pocos que conocen el verdadero objetivo de la acción, y por tal motivo, de acuerdo con las instrucciones, debía partir la noche del 14 de julio con Abel Santamaría y Ernesto Tizol, hacia Santiago de Cuba, a fin de alquilar la finca “Siboney”, donde bajo la cobertura de una granja de pollos se establecería el cuartel general de los insurgentes.

La víspera del asalto, Sosa hace gala de su natural jovialidad y coopera en la elaboración de una suculenta comida, que para muchos de los comensales sería la última.

Solo uno de sus hermanos conoce la verdad, cuando Sosita le dice: «Voy a la muerte; tengo la seguridad de que voy a morir, pero la causa que defendemos no admite demoras. Estoy enfermo de asco desde que se encaramó en el poder el tirano. No puedo ni quiero hablar de eso; lo que hay que hacer, se hará. Y quizás no podré verlo, pero surgirá una Cuba nueva, limpia y diferente».

Con solo 24 años, Elpidio Sosa cae combatiendo en los muros del Cuartel Moncada, por los ideales que tanto defendió durante toda su vida. Cuentan que siempre le gustaba decir: «Yo soy un hombre que quiere luchar; yo quiero participar en la Historia».

EMILIO HERNÁNDEZ CRUZ

“Batista entró por la fuerza y por la fuerza hay que sacarlo” Nació el 28 de mayo de 1932, hijo de un hogar proletario, carpintero, Emilio Hernández Cruz fue de los primero heroicos jóvenes artemiseños que se unieron en torno a Fidel para la lucha revolucionaria. Estuvo en una histórica manifestación junto a la tumba de Chibás, en el primer aniversario de su caída. Enarboló una de las antorchas en el desfile del 28 de enero de 1953.

Luego acudió a la cita del Moncada. Fue uno de los 18 combatientes que siguieron a Fidel rumbo a las montañas, después del asalto. Separado del grupo, fue apresado y asesinado salvajemente.

 FERNANDO CHENARD PIÑA

Nació el 4 de febrero de 1919, fundador del Sindicato de Dependientes de Víveres al Detalle. Bravo y audaz fotógrafo, Chenard fue ilustrador del primer reportaje-denuncia publicado por Fidel Castro, en la revista Bohemia contra la dictadura de Fulgencio Batista.

No extraña, por tanto, que cuando Fidel organizó las primeras células del comando que participaría en las acciones del 26 de Julio de 1953, allí estuviera Chenard.

Necesitado el Movimiento de fondos, Fernando no dudó en vender su equipo fotográfico, para contribuir al autofinanciamiento del mismo. Fernando Chenard fue uno de los combatientes que se retiró con vida del Cuartel Moncada. Luego fue capturado por el Ejército de la dictadura y sometido a crueles torturas. Su nombre fue incluido entre los muertos en combate. En su homenaje se celebra el 4 de febrero, el Día del Trabajador del Comercio, la Gastronomía, y los servicios.

 

GILBERTO EUGENIO BARÓN MARTÍNEZ

Su nombre completo es Gilberto Eugenio Barón Martínez, nacido en Camagüey el 4 de enero de 1931.

Viajó a Santiago de Cuba desde Jesús María No. 164, en el automóvil manejado por Ernesto Tizol, participando en las acciones del asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba.

En la granjita Siboney, al terminar Fidel de explicar las condiciones de la acción. Escalona manifiesta que él y sus compañeros no participarían por considerar insuficientes las armas. Gilberto, apoya la decisión manifestada por Victor Escalona de no participar en la acción y posteriormente emprenden el regreso a La Habana.

Fue visto junto a Escalona en la zapatería La Tejana de Bayamo, donde estuvo breves horas para continuar viaje a Manzanillo donde se esconderían en casa de unos amigos. Fue detenido en las proximidades de Veguitas en un punto de la carretera de Manzanillo a Bayamo; lo llevan al cuartel La Veguita, de allí lo trasladan al kilómetro 37 de la carretera y obligado a cavar su propia tumba, fue asesinado por los esbirros de la tiranía, entre el 26 y 27 de julio de 1953, como represalia a los acontecimientos ocurridos en Santiago de Cuba.

GREGORIO CAREAGA MEDINA

Nació el 28 de noviembre de 1923, en las afueras de Artemisa, en el caserío de las cañas. Militó en las filas de la Juventud Ortodoxa, era conocida su firme actitud en contra de la politiquería imperante y de condena a la tiranía Batistiana, detenido por los esbirros en Maffo, luego de tomar parte en el asalto al Moncada, fue bestialmente torturado y finalmente rematado a golpes. Luego, su cadáver fue conducido a un paraje solitario, donde los soldados simularon un combate, acribillando a balazos su cuerpo inerte.

Testigos de la época dicen haberlo visto dormir a la intemperie y que el día 27 estaba sentado en el parque cuando fue apresado. En el cuartel de la Guardia Rural de Maffo fue brutalmente golpeado por un boxeador colaborador de los esbirros llevado allí a ese efecto (Leopoldo Sorribes, bien conocido en la localidad).

Se dice que fue trasladado al cuartel de Bayamo, donde el teniente Roselló ordenó lo regresaran a Maffo para ser rematado.

Finalmente, a las 2:00 de la madrugada del martes 28 de julio, el sargento interinamente jefe del cuartel de Maffo Vicente Gaudencio Alonso Cruz y dos soldados a su mando que lo habían llevado posiblemente ya muerto a la finca “La Piedra”, de Los Negros, le hicieron dos disparos, uno en el pecho y otro en la cabeza, accionando sus armas por un rato para simular que había sido muerto en ese lugar durante una escaramuza con el ejército.

Su cadáver fue inhumado en el cementerio de Maffo por jóvenes de la localidad que atendieron a su modesto funeral. Tenía 39 años de edad.

ISMAEL RICONDO FERNÁNDEZ

“Esos que están hoy con esos trajes, quizás mañana no los tengan…”

Nació el 17 de julio de 1930, en la finca “Tentativa”, barrio virtudes, de Artemisa. Joven campesino, conocía la dureza del trabajo bajo la acción constante del sol, y también la miseria de los campesinos asalariados, que pasaban hambre la mayoría de los meses del año. Amigo de Ciro Redondo, Julio Díaz y otros combatientes artemiseños, formó parte de la legión de asaltantes del Moncada procedentes de esta región. Semanas después del asalto, su nombre apareció entra la lista de “muertos en combate” ofrecida por la tiranía.

JACINTO GARCÍA ESPINOSA 

Nació en La Habana el 29 de diciembre de1924. Sus padres se llamaban Rafael García Brito y Carmen Espinosa de la Cruz.

El 21 de julio de 1953 se despidió de sus familiares, sin esbozar siquiera el extraordinario episodio que iba a protagonizar con la pléyade de compañeros que secundaron a Fidel en el histórico Asalto al Cuartel Moncada, donde cayera valientemente.

Se le encomendó llevar una maleta con armas a Santiago de Cuba, lo cual hizo en ómnibus, y allí se quedó con el grupo que tenía a su cargo Villa Blanca, una granjita en la carretera hacia la playa de Siboney. Llegado el momento es asignado al contingente que bajo las órdenes directas de Fidel debía penetrar por la posta 3 del Moncada. Fracasada esta operación, es capturado y asesinado el mismo domingo 26 de julio de 1953. Su cadáver fue expuesto dentro del cuartel como si hubiera caído en combate. Soltero, sin hijos, tenía 28 años de edad.

JOSÉ DE JESÚS MADERA FERNÁNDEZ

Fue uno de los más jóvenes asaltantes, tenía solo 17 años de edad, había nacido en La Habana el 15 de octubre de 1935. Muchos factores influyeron en la formación de aquel joven que con tan corta edad pudo integrar la vanguardia de la Generación del Centenario. Apasionado lector de la Historia de Cuba, de Martí, un tío de militancia ortodoxa y otro socialista pesaron mucho en la formación de su conciencia  revolucionaria.

Algunos de sus compañeros de lucha le llamaban cariñosamente Martillo porque solía repetir la frase; Martillo antes que yunque. Tenía un espíritu rebelde. Habla su tío Andrés Fernández: “Un día José se nos acercó y nos dijo: Cuando haya algo que hacer me vienen a ver… manifestaciones, actos en la Universidad, lo que sea…que yo voy”

JOSÉ LUIS TASSENDE DE LAS MUÑECAS

“El triunfo de la Revolución es una nueva era para las clase campesina y obrera” Nació en la madrugada del 15 de enero de 1925, en Manzanillo, Oriente. Fue uno de los Organizadores y dirigentes del asalto al cuartel Moncada. Hombre de absoluta confianza de Fidel, a él se le encomendaron fundamentales tareas. Hombre de acción y de avanzado pensamiento político. Hombre todo voluntad, todo tenacidad, todo revolución. Herido en una pierna fue apresado y asesinado. La Revolución perdía así a uno de sus más grandes hombres.

Pepe Luis, logra penetrar al interior del cuartel, pero casi al instante regresa herido en una pierna, se reclina en una columna que está dentro de la garita, le entrega nuevamente la ametralladora a otro compañero y se cubre la cara con una gorra. Al parecer, cayó rendido por el agotamiento y debilitado por la herida, y allí fue apresado por la jauría sedienta de sangre. De allí lo llevan para una de las oficinas del cuartel y lo tiran al piso donde un fotógrafo lo retrata. Fue asesinado estando herido.

MANUEL SAIZ SÁNCHEZ

“Si hay tiros, allí estará tu hijo…”

Nació el 30 de octubre de 1934, en La Habana. Este joven obrero de 19 años de edad, fue el integrante más joven del grupo de asaltantes del Moncada procedentes de la barrida de Lawton. Después del golpe del 10 de marzo, se incorporó a los preparativos insurreccionales organizados y dirigidos por Fidel. No todos los combatientes entrenados pudieron tomar parte en la acción; al comunicársele a Manuel que sólo unos pocos podrían ir, por las limitaciones de armamento, éste prácticamente exigió que su nombre figurase en la lista de los elegidos.

MANUEL Y VIRGILIO GÓMEZ REYES

Muy diferentes por su carácter, pero compartían su lealtad por la Patria. Manuel nació el día 11 de agosto de 1911,en el municipio de San José de las Lajas, casi dos años antes que Virgilio viera la luz el 19 de mayo de 1913.

En el año 1944, cursa estudios en el colegio de Belén, lugar donde trabajaban, un joven

llamado Fidel Castro que, muy pronto, traba amistad con los hermanos Gómez. La amistad se mantiene aún después que Fidel ha abandonado el plantel y estudia en la Universidad, y son muchas las veces en que el que posteriormente sería líder del movimiento revolucionario regresa a la barriada de Ceiba a visitar a los Gómez en el Colegio Belén.

Fidel encuentra inmediato apoyo en los hermanos Gómez cuando decide emprender el camino de la lucha armada, para reconquistar las libertades arrebatadas.

Durante esta etapa Manuel tenía problemas de salud. Cuando trataban de advertirle que su salud corría serio peligro, respondía:

“Mira chico el mismo Fidel me ha llamado la atención y yo le contesto que, sin comer y

enfermo como estoy, hago todo lo que pueda hacer otro miembro del grupo. Si Fidel no ha podido convencerme, cómo me vas a convencer tú. Lo que tengo aquí dentro, compensa todas las deficiencias”. Decía sonriendo y señalando al corazón.

El Sacrificio de los hermanos Gómez, al igual que el de los otros mártires de aquella jornada, no ha sido en vano.
 

OSCAR ALBERTO ORTEGA

Presencia oriental en la gesta del Cuartel Moncada

Nació el 21 de agosto de 1928 en Palma Soriano, fue un joven alegre, servicial; tenía vocación por la literatura. Se integró a raíz del 10 de marzo a un movimiento conspirativo que tenía su centro en las Minas de Charco Redondo. Luego conoció a Fidel y a Abel y se sumó decididamente a los planes revolucionarios que ellos gestaban. Víspera de la acción, viajó a Oriente junto con el Jefe de la Revolución. Después del combate, fue hecho prisionero y asesinado.

Apesar de la insistencia de Teodulio Mitchell Barbán de que no montará en la máquina que se encontraron en el camino, con ocho combatiente vestidos de militar, y hasta les sugiere que se dispersen; pero este lo desobedece y sube al vehículo. Poco después son capturados y asesinados cobardemente. Nito, el mártir palmero del Moncada, fue asesinado por los esbirros de la dictadura, el 26 de julio de 1953. El cuerpo de Ortega aparece abandonado en Conuco, un paraje rural del municipio del Caney, en cuyo cementerio fue inhumado el 30 de julio de 1953. Tenía 26 años de edad.

Actualmente se honra a este patriota palmero nombrando repartos, escuelas y calles con el nombre de Nito Ortega.

RENÉ RENATO GUITART ROSELL

Nació el 2 de noviembre de 1931 en el seno de una familia acomodada de Santiago de Cuba. El ideario martiano y el sentido de la Patria y la libertad habían nutrido su niñez y adolescencia. Por eso no es extraño que apenas conoció a Fidel y a quienes conspiraban con él, se sumara a una de las células revolucionarias. Detrás quedaban la práctica de deportes y su integración a clubes de alta sociedad, a segundo plano pasaron su interés en los negocios marítimos.

Pronto, el joven de mirada profunda y sonreír permanente está entre los organizadores de las futuras acciones. Integra el comité militar del movimiento, y en múltiples ocasiones viaja entre Santiago y La Habana, para cumplir las misiones e instrucciones de Fidel.

El plano del cuartel Moncada, la disposición de las fuerzas y armas dentro de la fortaleza, el movimiento interno de sus efectivos, todo ello es investigado por Renato, lo cual será decisivo a la hora de concebir el asalto.

Se ocupa de comprar armas, parque y otros avituallamientos, encuentra los lugares en Santiago de Cuba y Bayamo donde se albergarán los 153 futuros combatientes, gestiona el hospedaje, arrienda casas y acondiciona los lugares de alojamiento.

Finalmente comanda la escuadra de la vanguardia de ocho hombres, que tiene la estratégica misión de tomar la Posta Tres y franquear la entrada a la fortaleza. Entablado el combate a las 5 y 15 de la mañana, con arrojo va a combatir, y varios disparos siegan su vida.

RIGOBERTO CORCHO LÓPEZ

Nació en Artemisa el 17 de diciembre de 1931, este joven de 21 años se enfrentó resuelto contra la tiranía que ensangrentaba al país, vinculándose a la combativa juventud artemiseña que se preparaba bajo las ordenes de Fidel para la acción revolucionaria del 26 de julio de 1953.

El día 24 de Julio de 1953 antes de partir le entregó a su hermana, que estaba enferma, su reloj de pulsera diciéndole que era para que supiera a la hora en que tenía que tomar la medicina, la besó a ella y a su madre y partió. Al pasar los días supieron que Rigoberto en unión de varios jóvenes había tomado el ómnibus para Santiago de Cuba. Su muerte fue comprobada por sus hermanos quienes partieron para Santiago de Cuba, en cuya necrópolis identificaron su cadáver.

ALFREDO CORCHO CINTA

Nació el 25 de octubre de 1920 en una zona campesina de Caimito del Guayabal. Ante la defraudación representada por los gobiernos auténticos se une desde 1946-a las filas del Partido Ortodoxo-, lidereado por Chibás. Participó también en las luchas sindicales, por la reivindicación del derecho a organización de los trabajadores.

Jovial, campesino, recto a la hora del deber, el rostro se le iluminó con una sonrisa al enterarse que le había correspondido participar en la acción principal contra el regimiento No. 1, y salió presto para el combate.

En Villa Blanca, una granjita en la carretera hacia la playa de Siboney, la medianoche del 25-26 de julio de 1953 es asignado al destacamento que tenía como objetivo penetrar en el Moncada. Al fracasar la acción, resulta apresado, torturado y asesinado ese mismo día en el cuartel, donde su cuerpo apareció con los de otros 27 hombres. Tenía 33 años de edad.

MANUEL MARÍA ROJO PÉREZ

Nació el 15 de agosto de 1903, en Nueva Paz. Hijo de una humilde familia campesina, Manuel sufrió desde muy temprano el desamparo y la miseria en que vivían sumidos los hombre de campo en la Cuba de los explotadores. Unos días después del 26 de julio de 1953 habría cumplido 50 años de edad. Manuel Rojo, campesino humilde, formó fila, decidido y resuelto, en el contingente que se preparaba para desatar la lucha  revolucionaria contra la tiranía. Después del combate fue apresado y asesinado.

Asignado al contingente dirigido personalmente por Fidel que debía entrar por la posta 3 al cuartel Moncada, una vez fracasada la acción fue capturado, llevado a la finca Siboney de El Caney, fue asesinado la tarde del mismo domingo 26 de julio con otros cinco combatientes. Esa madrugada, Manuel María Rojo Pérez dió muestras una vez más de su decisión y firmeza. Después de las acciones, la soldadesca sedienta de sangre desapareció su cadáver, encontrado posteriormente con su ropa destrozada y cubierta de sangre.

MIGUEL ÁNGEL ORAMAS ALFONSO

Nacido el 16 de junio de 1932, joven tranquilo, amante de la lectura, serio, callado, trabajaba en el laboratorio fotográfico de Fernando Chenard. Cayó combatiendo mientras cubría la retirada de sus compañeros, en los últimos momentos del ataque a la fortaleza santiaguera.

Fue ejemplo de discreción durante los preparativos de la acción revolucionaria. Tenía 21 años y estaba en ascendente desarrollo su formación política y y patriótica, nutrida con continuas lecturas de Martí y obras de contenido social.

Asignado al contingente que debía penetrar al Moncada al mando directo de Fidel, una vez que fracasa la operación fue capturado cuando intentaba escapar, y es torturado y asesinado dentro del cuartel el mismo domingo 26 de julio. Su cuerpo fue mostrado esa tarde dentro de las instalaciones militares con los de otros 27 compañeros, reportándose como si hubieran caído en el combate.

MARCOS MARTÍ RODRÍGUEZ

“Batista dio el golpe: esto no podrá quedar así mucho tiempo”  Nació el 25 de abril de 1934, en la finca San José, en Artemisa. De origen campesino, fue el tercero de cinco hijos.

Después de participar en el asalto- al cual se dirigió con sólo un viejo revolver calibre 44 y unas pocas balas- el heroico joven artemiseño logró retirarse, junto a Ciro Redondo y Julito Díaz y ocultarse en una cueva de Siboney. “Batista dio el golpe: esto no podrá quedar así mucho tiempo”  Nació el 25 de abril de 1934, en la finca San José, en Artemisa. De origen campesino, fue el tercero de cinco hijos.

Después de participar en el asalto- al cual se dirigió con sólo un viejo revolver calibre 44 y unas pocas balas- el heroico joven artemiseño logró retirarse, junto a Ciro Redondo y Julito Díaz y ocultarse en una cueva de Siboney.

El jueves 30 de julio por la mañana fueron sorprendidos y detenidos Marco Martí y Ciro Redondo.

El joven Marcos no pudo entregarse pasivamente, su carácter rebelde hace que increpe a uno de los soldados: ¿Cómo tú tiemblas si llevas armas? Este le disparó un tiro por la espalda y ya en el suelo lo remataron con varias descargas más. El otro guardia, al que le decían El Morito Babun, logró que Ciro no corriera igual suerte.

Así murió asesinado aquel joven ejemplar, valiente y rebelde, que luchó contra la injusticia y por la liberación de su patria, como otros muchos de la generación del centenario.

VÍCTOR ESCALONA BENÍTEZ
Nació en Manzanillo, antigua provincia de Oriente, hoy provinciaGranma el 15 de octubre de 1915, de procedencia humilde. Desde muy pequeño quedo huérfano de madre y padre, su hermana mayor tuvo que hacerse cargo de su atención hasta los doce años de edad, en que residió en Manzanillo.

Dada la reserva que mantuvo en todo momento (por imperativo de la lucha revolucionaria), muy poco se conoce de sus actividades clandestinas. Viajó a Santiago de Cuba en el automóvil manejado por Ernesto Tizol, participando en las acciones del asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba.

Fue detenido en las proximidades de Veguitas en un punto de la carretera de Manzanillo a Bayamo. El mismo domingo 26 de julio fueron asesinados ambos y sus cadáveres abandonados en el entronque para el central “Sofía” de la carretera Manzanillo Bayamo. Tenía 37 años de edad.

CARMELO NOA GIL

El 16 de julio de 1926 nació en la Finca San Miguel del barrio de Capellanías, en Artemisa, Carmelo Noa Gil. Sus padres fueron Hilario Noa Pérez y María del Carmen Gil, campesinos.

Tuvo 5 hermanos. Carmelo desde niño ayudó a sus padres en las faenas del campo. A los trece años, dejó de asistir a esta para trabajar como traseguero de leche de la finca “El Polín”, cerca de la casa porque la situación económica de la familia andaba muy mal.   Fue serio, estudioso, de carácter alegre, amigo de todos y firme en sus decisiones, pero muy reservado y trabajador. Además de todo esto tenía otras cualidades que demostró en el asalto al Cuartel Moncada.

Sus hermanas lo recuerdan como un muchacho noble, fuerte, de firmeza y convicciones a pesar de su juventud. No admitía imposiciones y cuando se produjo el golpe del 10 de marzo, declaró ante toda su familia: “Esto no lo podemos permitir. Cuando suene el primer tiro allí estaré yo.”

Desde la niñez estuvo unido por la amistad con Julito Díaz un revolucionario nato que tenía los mismos ideales y sus mismas ansias de libertad. Este lo introdujo en el grupo de conspiradores que ya estaban en contacto con Fidel, donde él llegó a jugar un papel importante.

Carmelo se encontraba entre los numerosos artemiseños que cubrieron los puntos de vanguardia en el ataque al Moncada. Alguna vez en conversación íntima con su madre le había expresado: “Vieja, cuando me toque morir, quisiera que me enterraran donde mismo está enterrado Martí.

Sus deseos fueron cumplidos y no murió en vano. Hoy sus restos descansan en el Mausoleo a los Mártires de Artemisa.

VIRGILIO GÓMEZ REYES

Nació en el Municipio de San José de las Lajas, en la actual provincia de La Habana, el 19 de mayo de 1913, de procedencia humilde conoció desde niño el trabajo fatigoso para poder ayudar a la familia necesitada. Laboró en el campo, primero como cortador de caña y después en diversas labores agrícolas, se incorpora tempranamente a la lucha contra Machado junto a su hermano Manuel Gómez Reyes.

Se preparó Virgilio para el combate junto al resto de los compañeros, pocos días antes del Asalto al Cuartel Moncada, Virgilio partió para la capital oriental junto a su hermano. Aquella madrugada del 26 de julio de 1953 el humilde trabajador acudió a cumplir con su deber con la patria y con su pueblo, y allí entregó su valerosa vida.