Etiquetas

, , ,

Por Arthur González

El 25 de noviembre 2016 el mundo conoció la noticia de que el presidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, había muerto, algo que conmovió a millones de personas en todos los cinco continentes.Hombre de inteligefidel-castro-2ncia extraordinaria, tenaz, líder natural capaz de movilizar a las masas como ningún otro, valiente y decidido a llevar a cabo sus proyectos sociales, con una envidiable capacidad de interpretar los fenómenos presentes y futuros, unido a su amplia cultura, supo desafiar la muerte desde 1953 cuando inició su lucha por lograr la independencia de su patria de los Estados Unidos, algo que Washington nunca le perdonó.

Fidel le dio una dimensión internacional a la pequeña Cuba, que pasó de ser una isla desconocida a ser el centro de atención de cientos de millones de personas, por su desafío a la mayor potencia militar y económica de la tierra.

En octubre de 1962 durante los sucesos de la llamada Crisis de los Misiles, exhibió sus cualidades como dirigente y estratega, aspectos que posibilitaron que el ejemplo de la Revolución cubana fuese inspiración para muchos países, que hasta ese momento eran colonias de potencias europeas, iniciaran sus procesos de independencia.

El mundo fue diferente después del triunfo de la Revolución que él encabezó, de ahí que los Estados Unidos planificaran tenebrosos planes para asesinarlo, sin lograr ni siquiera herirlo.

Pero la verdadera hostilidad de Washington contra Fidel no empezó en 1959 como muchos creen, los documentos desclasificados afirman que fue mucho antes.

Durante la última reunión del Consejo de Seguridad de Estados Unidos, celebrada el 23 de diciembre de 1958, el entonces director de la CIA expresó sin pudor:

“debemos evitar la victoria de Castro…” , y el presidente Dwight Eisenhower agregó:

“tengo la esperanza de lograr una tercera fuerza que crezca en fortaleza e influencia, si se organiza alrededor de un hombre capaz, pertrechado con financiamiento y armamentos”.

Aún no había sido derrocado Fulgencio Batista, sanguinario dictador apadrinado por los yanquis, y ya planificaban escamotearle el triunfo a Fidel.

Esa es la verdad histórica que no cuenta Estados Unidos.

Después del 1ro de enero de 1959, el odio del imperialismo se incrementó a tal punto que, el 11 de diciembre de ese mismo año, a solo once meses de la victoria del ejército rebelde, el Jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, J.C. King, enviaba un plan de medidas al Director de la CIA, en el cual recomendaba un grupo de acciones para derrocar a la naciente Revolución, donde expuso:

“Los objetivos de Estados Unidos”.

“El derrocamiento de Castro en el término de un año y su reemplazo por una Junta que sea del agrado de los Estados Unidos, la cual convocará a elecciones seis meses después de su llegada al poder”.

Algunas de las acciones recomendadas fueron:

  • Ataques de una radio clandestina…
  • Alentar a grupos opositores a favor de Estados Unidos…
  • Crear un área controlada, que sería punto de reunión para la creciente oposición a Castro, lo mismo que ocurrió con el Movimiento 26 de Julio en las montañas de Oriente…
  • Se le debe dar una cuidadosa atención a la eliminación de Fidel Castro.

Este documento prueba que el asesinato a Fidel fue una obsesión de la CIA desde los primeros días, cuando no pudieron evitar su victoria sobre el ejército batistiano.

¿Por qué esa propuesta de matar a un hombre vilmente, a menos de un año de la victoria?

El motivo fueron las medidas que tomaba para hacer cumplir el programa, anunciado durante su juicio por asaltar el cuartel Moncada el 26 de julio de 1953.

Entre las medidas que tanto les molestaron estaban:

  • La notificación al gobierno de Estados Unidos el 9 de enero de 1959, el fin de la presencia de su misión militar permanente en Cuba.
  • El 13 de enero se creó la Dirección General de Deportes para todo el pueblo.
  • El 24 de enero el inicio del Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados.
  • El 26 de enero, se suspenden los desalojos de las viviendas en campos y ciudades, por la Ley No. 26.
  • El 6 de febrero inicia sus funciones el Ministerio de Bienestar Social.
  • El 7 de febrero fue promulgada la Ley Fundamental de la República, instrumento indispensable para ejecutar las transformaciones revolucionarias.
  • El 17 de febrero se suprime la Renta de la Lotería, mediante Ley No. 86.
  • El 18 de febrero fueron disueltos el Servicio de Inteligencia Militar y el repudiado Buró de Represión de Actividades Comunistas, BRAC, creado en 1955 con el apoyo del FBI y la CIA.
  • El 3 de marzo se intervino la Cuban Telephone Company, mediante la Ley no. 122.
  • El 6 de marzo se aprueba la Ley de Rebaja de Alquileres de las viviendas.
  • El 24 de marzo fue creado el ICAIC.
  • El 25 de marzo Fidel explicaba detalladamente por la TV, la política contra la discriminación racial y la eliminación de la establecida segregación racial en sociedades, clubes, playas, empresas, escuelas y otros lugares.

Era suficiente para calificar en el mes de abril del 59 al proceso cubano de comunista.

De inmediato llegaron las campañas y operaciones para empañar la imagen de Fidel, al no perdonarle que consolidara un proceso socialista a solo 90 millas.

Esos que en Miami celebraron la muerte de uno de los más relevantes estadistas del siglo XX y los primeros años del XXI, no le toleran que haya vencido al tirano Batista, por lo que sus abuelos y padres tuvieron que refugiarse allí, huyéndole a la justicia por sus crímenes, donde recibieron el apoyo de las autoridades yanquis.

Pero la historia reconoce el papel jugado por el líder de la Revolución cubana a favor de los desposeídos del mundo.

Fidel hizo por la humanidad lo que ningún otro dirigente; repartió salud, educación y cultura con un altruismo solidario nunca visto, apoyando a la liberación del terrible apartheid en África.

No por gusto Brian Latell, ex oficial de la CIA para América Latina y miembro de la Sección de Cuba, donde tantos planes se aprobaron para destruir a la Revolución e incluso para asesinarlo, al conocer de su muerte declaró:

“No admiro su legado, pero él será recordado por su audacia y por los retos que le creó a Estados Unidos y a lo que llamó el imperialismo. Fidel va a ser recordado como una de las figuras más sobresalientes de la historia de América Latina por los logros que obtuvo Cuba en la política exterior”.

Una obra tan grande y gloriosa no se puede tapar con un dedo, porque como dijera José Martí:

“No hay cosa más fácil que la gloria a los que han nacido para ella”.