Etiquetas

, , , ,

fidel-y-enrique.jpg

Tomado de: Granma

En esta ocasión solemne, nuestra identidad latinoamericana nos llama a los pueblos amigos y hermanos a evocar la memoria de un hombre que hizo historia. Y en nombre del gobierno de México reitero mis condolencias a Raúl y al pueblo cubano que se duele por la sensible pérdida de Fidel, dijo al iniciar su intervención el presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Rememoró que hace más de medio siglo Fidel y Raúl eligieron a México como punto de partida de su lucha revolucionaria cuando fueron exiliados. Llegaron inspirados por José Martí y México, aseguró, es tierra de refugio donde todo peregrino ha encontrado un hermano.

Allí Fidel y Raúl encontraron protectores que les respaldaron en su causa y fue así como germinó la gesta de la Revolución Cubana que habría de cambiar el curso de la historia, reseñó.

Peña Nieto recapituló también que en el mismo día de la muerte de Fidel, pero del año 1956, partieron 82 revolucionarios de las orillas del río Tuxpan. La misión, evocó, era construir un nuevo gobierno que estuviera al servicio del pueblo cubano y se guiara por ideales de libertad, justicia e igualdad.

Desde entonces, dijo, Cuba y su pueblo han dado ejemplo de dignidad y perseverancia. Fidel fue el constructor de la Cuba revolucionaria y fue una de las figuras emblemáticas de la segunda mitad de siglo XX.

Cuba y México son amigos y vecinos, subrayó, y nuestros pueblos están unidos por lazos profundos e irrenunciables.

Apuntó que las lenguas y culturas que compartimos nos recuerdan siempre que nuestros corazones laten en solidaridad y amistad reflejadas.

Reconoció que tenemos una misma vocación latinoamericana: el ideal de una América unida. Nuestra América, como también lo escribiera Martí.

Por esas razones, apuntó, por los lazos históricos que unen a nuestras naciones, Fidel sintió un amor entrañable por nuestro país, al igual que muchos mexicanos quieren a este pueblo.

Al frente de Cuba, insistió, Fidel construyó con México una relación bilateral, basada en el respeto, el diálogo y la solidaridad.

Recordó que tuvo el honor de conocerlo en enero del 2014, durante la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, celebrada en Cuba. Fue un encuentro muy emotivo en el que me refrendó su afecto por México.

En esa ocasión, añadió, realicé una visita oficial a este país, buscando escribir una nueva página en las relaciones de amistad. A partir de entonces, Cuba y México estamos construyendo una agenda amplia y moderna que se consolidó con la visita de Raúl a México, en noviembre pasado. Y habremos de continuar, basados en nuestros fuertes vínculos de amistad.

Hoy el mundo recuerda la vida y la trayectoria de Fidel,y México refrenda su amistad incondicional al pueblo cubano en estos momentos, resaltó.

Además, reconoció los pasos que de manera soberana ha dado Cuba hacia un país más abierto en lo económico y lo político. Y los mexicanos reiteramos nuestro compromiso de seguira acompañando a Cuba y a su pueblo, como amigo, en su marcha histórica hacia una sociedad más incluyente y próspera.

Descanse en paz, Fidel.