Etiquetas

, , ,

Publicado por Alma

Por Arnold August/Telesur

Finalmente, reafirmamos nuestro apoyo irrestricto a la República Bolivariana de Venezuela, cuyo gobierno fue legítimamente electo por la mayoría del pueblo venezolano, y, desde esta perspectiva, hacemos un llamado al gobierno de Canadá a alejarse de las políticas intervencionistas de Estados Unidos que pretenden desmantelar los gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe, enmarcadas en su estrategia global de auspiciar “guerras por compartimientos” a escala mundial.

DECLARACIÓN FINAL

Siguiendo el espíritu del mensaje de solidaridad emitido por los participantes del XII Encuentro de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales “En defensa de la Humanidad”, celebrado en Caracas, el pasado 11 de abril de 2016, como testimonio del apoyo de las fuerzas progresistas del mundo entero al gobierno y al pueblo bolivarianos, en su lucha contra los ataques constantes de la oligarquía local e imperial, los intelectuales canadienses firmantes reiteramos nuestro respaldo a la soberanía y a la libre autodeterminación del pueblo de Venezuela.

Destacamos que las agresiones oligárquico-imperiales reflejadas en la “guerra económica” y en la “guerra mediática” aplicadas contra Venezuela, no son un caso aislado, pues, forman parte de una estrategia global para callar la voz disonante del Gobierno Bolivariano y del pueblo venezolano por su oposición a las estructuras implantadas por los centros de poder del capitalismo mundial.

En este sentido, expresamos nuestra inquietud ante los mecanismos actuales de manipulación, propaganda e intervención, utilizados para desestabilizar la institucionalidad democrática y las estructuras sociales de Venezuela, con miras a restaurar el orden precedente de cúpulas oligárquicas y restablecer las nefastas políticas neoliberales para desmontar las conquistas sociales alcanzadas por el proceso bolivariano de trasformación popular, iniciado en 1998.

De igual forma, denunciamos que estos ataques incesantes se han acrecentado con la campaña de desinformación desarrollada en los medios de comunicación, la cual se ha centrado en la escasez de alimentos y medicinas, sin hacer mención a la guerra económica librada por la oligarquía interna y otros sectores de la derecha local e imperial, en detrimento de toda la población, en particular a los sectores más humildes. 

También levantamos nuestra voz contra las acusaciones de violaciones de los derechos humanos en Venezuela, en particular, los señalamientos infundados sobre la existencia de supuestos “presos políticos” cuando, en realidad, lo que hay en Venezuela son políticos presos porque han violado las leyes penales venezolanas a través de llamados a la violencia que han provocado la muerte de venezolanos inocentes, hecho que nadie a nivel internacional menciona, pues estos políticos opositores se hacen eco de su irracionalidad y han causado numerosas muertes, cientos de heridos y daños materiales considerables.

Manifestamos nuestro regocijo, ya que, pese a estos ataques, agresiones y acusaciones, observamos que Venezuela mantiene sus principios Bolivarianos y goza de un sólido prestigio internacional, y, en tal sentido, felicitamos a la República Bolivariana de Venezuela por la exitosa organización de la XVII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados, celebrada en la Isla de Margarita, los días 17 y 18 de septiembre de 2016, bajo el tema “Paz, soberanía y solidaridad para el Desarrollo”, y durante la cual los Estados Miembros reafirmaron su compromiso con el respeto a la soberanía, la unidad nacional y la integridad territorial de los Estados, la igualdad soberana de los Estados, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados, la solución pacífica de controversias, la defensa de la libre autodeterminación de los pueblos, la abstención de la amenaza o el uso de la fuerza, el rechazo a las políticas ilegales de cambio de Gobiernos constitucionales y la condena a la promulgación y aplicación de medidas coercitivas unilaterales.

Asimismo, deseamos el mayor de los éxitos a la República Bolivariana de Venezuela en el ejercicio de la Presidencia del Movimiento de Países No Alineados para el período 2016-2019, pues, visto su liderazgo, fortalezas y compromiso con los más desposeídos, consideramos que esta gestión fortalecerá y revitalizará las aspiraciones de los pueblos de la humanidad por edificar un mundo de paz, justicia, solidaridad y desarrollo compartido.

Recordamos que, a pesar de las agresiones permanentes, en 17 años de gestión gubernamental centrada en el ser humano y con una visión integral de los derechos humanos, la Revolución Bolivariana, inspirada en el ideario del Libertador Simón Bolívar y conducida por el Comandante Hugo Chávez Frías, ha alcanzado una de las distribuciones más justas de la riqueza en América Latina, obteniendo reconocimiento universal por los avances logrados en materia de educación, alimentación, distribución del ingreso y desarrollo comunal y popular.

Destacamos que esta política de asistencia social ha sido vigorizada bajo el mandato del Presidente Nicolás Maduro Moros, superando los efectos perniciosos de la crisis mundial y el desplome inducido de los precios del petróleo, ya que la caída abrupta de los mismos ha sido causada por la “guerra financiera” que auspicia la especulación bursátil, así como por la sobreproducción de hidrocarburos generada, entre otros factores, por la utilización del método de la fracturación hidráulica, proceso éste que ha agravado la situación de fragilidad ecológica del planeta.

Expresamos nuestra más firme condena a las acciones reaccionarias para censurar y silenciar la voz y opinión crítica de TeleSUR con medidas que pretenden debilitar su imagen como herramienta comunicacional a disposición de los pueblos del mundo entero. Por esta razón, deploramos el retiro inoportuno de la República Argentina de esta plataforma comunicacional, salida que debilita el pluralismo político e informativo, así como los avances tangibles de la integración latinoamericana.

A los fines de contrarrestar estas acciones de censura, así como la desinformación acerca de Venezuela, expresamos nuestra disposición a contribuir a la difusión de la programación de TeleSUR en Canadá, aprovechando las herramientas de las nuevas tecnologías de la información y de las redes sociales, las cuales tienen una alta penetración en los diversos sectores de la opinión pública canadiense.

Basados en el largo y obscuro expediente intervencionista de Estados Unidos en América Latina, manifestamos, con vehemencia, nuestro rechazo a los actos injerencistas del gobierno estadounidense en contra de la estabilidad democrática e institucional de la República Bolivariana de Venezuela, acciones imperiales que forman parte de una nueva ofensiva insertada en un “Plan Cóndor continental” para recuperar la influencia perdida en la región y que han auspiciado una campaña de desprestigio mediático nacional e internacional y una guerra económica interna deshumanizada, y sin tregua alguna, con miras a provocar la supresión del proceso bolivariano.

Venezuela no es una amenaza a la seguridad de país alguno, sino un ejemplo de esperanza, y sí representa una amenaza al orden imperial imperante. En tal sentido, exigimos la derogación inmediata de la tristemente célebre Orden Ejecutiva del gobierno de Estados Unidos en la que considera a Venezuela una amenaza a su seguridad nacional y a su política exterior, la cual ha sido rechazada, mayoritariamente, por la gran mayoría de los países del mundo.

Repudiamos cualquier intento por vulnerar la soberanía de Venezuela a través de acciones imperiales directas o mediante el uso de organizaciones hemisféricas o internacionales, para propiciar un cambio de gobierno por vías ilegales que restaure las viejas estructuras oligárquicas y desmonte las conquistas sociales alcanzadas con las Misiones gubernamentales revolucionarias.

Por tal motivo, manifestamos nuestro compromiso para defender las instituciones venezolanas ante la campaña de deslegitimación orquestada en el actual proceso de activación del recurso constitucional para convocar a un referéndum revocatorio, pues, en definitiva, estas operaciones de descrédito erosionan los preceptos fundamentales contenidos en la Constitución Bolivariana de 1999.

Ante las experiencias desestabilizadoras recientes en contra de los gobiernos progresistas de América Latina, evidenciadas en “golpes suaves” o “constitucionales”, ratificamos nuestra solidaridad con el gobierno y el pueblo bolivarianos, y anunciamos que estaremos alertas para denunciar cualquier agresión contra el hilo constitucional venezolano, pues continuaremos apoyando al proceso bolivariano, al empoderamiento y la profundización de la formación y participación popular de base, como legado del Comandante Hugo Chávez Frías y garantía de continuidad de su lucha a favor de la justicia social y la igualdad.

Finalmente, reafirmamos nuestro apoyo irrestricto a la República Bolivariana de Venezuela, cuyo gobierno fue legítimamente electo por la mayoría del pueblo venezolano, y, desde esta perspectiva, hacemos un llamado al gobierno de Canadá a alejarse de las políticas intervencionistas de Estados Unidos que pretenden desmantelar los gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe, enmarcadas en su estrategia global de auspiciar “guerras por compartimientos” a escala mundial.

Firmantes:

Michel Chossudovsky
James Cockcroft
Mahdi Darius Nazemroaya
Kathy Hogarth
Maricarmen Guevara
Víctor Ramos
Stuart Ryan
Jorge Sorger
Santiago Escobar
Jean-Claude Balu
Luis Gómez
Félix Grande
Claude Morin
Arnold August

Anuncios