Etiquetas

,

acuerdo-cuba-ue-eurocamara.jpg

Por Cubadebate

La Eurocámara aprobó hoy la Resolución Legislativa que da luz verde a la implementación provisional del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea (UE) y Cuba, firmado el 12 de diciembre de 2016, el cual impulsa las relaciones diplomáticas y económicas entre el bloque comunitario y la nación caribeña.

El pacto fue aprobado por los eurodiputados con 567 votos a favor, 61 en contra y 31 abstenciones lo cual, en criterio de analistas, muestra que el acercamiento cuenta con amplio respaldo en la UE, que se opone a la actual política estadounidense contra la isla enunciada a mediados de junio por el presidente Donald Trump.

La investigadora Anna Ayuso, del Centro de Información y Documentación Internacionales con sede en Barcelona declaró a medios informativos que con la firma del acuerdo Europa toma una posición de ventaja, en relación con Estados Unidos, para desarrollar sus relaciones económicas con Cuba.

El nuevo acuerdo puso fin a la denominada Posición Común adoptada por el bloque regional en 1996, rechazada por La Habana por su carácter unilateral, injerencista, selectivo y discriminatorio.

En junio de 2010, el Canciller cubano declaró que era posible un nuevo marco de relación con la UE que superase la Posición Común, siempre que se negociase con bases en la igualdad y sin presiones de ningún tipo.

En 2014 se inició el proceso de negociaciones entre Cuba y la UE. Se realizaron siete rondas de conversaciones y se trataron múltiples temas de interés de las partes, incluidos los que comprenden las mayores divergencias.

El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación fue firmado el 12 de diciembre de 2016 en Bruselas por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, y la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

Ambos funcionarios reconocieron la alta significación del acuerdo establece un marco positivo para el desarrollo de los vínculos sobre la base de la igualdad, la reciprocidad y el respeto mutuo.

Tras la histórica aprobación del documento este miércoles por el máximo órgano legislativo europeo, el acuerdo entrará en vigor, aunque de manera provisional y parcial en los aspectos comerciales y de cooperación entre ambas partes, mientras se desarrolla un proceso para su ratificación por los parlamentos de los países del bloque.

Otra resolución, ¿viejo tono?

A esta resolución, más bien pragmática y técnica, se le sumó otra no legislativa también aprobada hoy por 487 votos a favor, 107 en contra y 79 abstenciones. Ésta, no vinculante, recuerda en su punto 11, que el Acuerdo Político y de Cooperación entre la UE y Cuba puede ser suspendido en caso de irrespeto a los compromisos adquiridos en materia de derechos humanos.

En el debate que antecedió al beneplácito, el eurodiputado Javier Couso ratificó la decisión de la Izquierda Unida (IU) de no votar a favor del Informe de la Propuesta de Resolución no Legislativa.

A decir del diputado, el primer borrador elaborado por la eurodiputada socialista Elena Valenciano, resultaba, “equilibrado” y “ponderado”, pero que luego parecía una resolución que examina a Cuba, que pretende tutelarla para llegar a una transición al gusto neoliberal”, afirmó.

Escrita en un tono que recuerda a la “Posición Común” de 1996, la resolución no legislativa critica el proceso democrático cubano y recoge en mucho la visión del bloque conservador, mayoritario en la Eurocámara, para quien Cuba siempre ha sido una piedra en el zapato.

Este segmento del Europarlamento anclado en la época de la Guerra Fría, cuyo lenguaje desfasado va en contra de la posición del Consejo Europeo y de las declaraciones de Federica Mogherini, la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, quien la víspera refiriéndose a la política del bloque comunitario respecto a la isla dijo:

“Hoy todavía es más importante tener en cuenta lo que está sucediendo en Washington; algunos quieren volver a cambiar el ritmo y por eso hay que reiterar que la Unión Europea no cambia de opinión. No va a modificar sus políticas y va a seguir avanzando de manera abierta, sin tabúes pero convencida de que hay que seguir dialogando para cooperar con Cuba y con todos los cubanos”.

 

Anuncios