Etiquetas

, , ,

índice.jpg

Tomado de: Cambio

Víctor Gutiérrez Flores *

Como no podía ser de otra manera los ‘cipayos’ del imperio, del poder del norte, claman a gritos intervención a Venezuela, pero no solo vociferan, sino que algunos de ellos, como Jorge Quiroga Ramírez, llegaron a extremos inconcebibles, se presentaron nada más y nada menos que en tierras venezolanas, y desde allí claman intervención a cualquier precio, a título de “defender la democracia venezolana”.

Si bien el gobierno de Nicolás Maduro incurrió en la comisión de errores en cuanto a gestión gubernamental se refiere, también a todas luces se observa que desde el bando opositor, envalentonado con la victoria obtenida en las pasadas elecciones legislativas, este sector apostó al derrocamiento de Maduro, no  le importó ni tomó en cuenta que recién el año 2018 concluye el mandato presidencial en Venezuela.

De esta manera y desde aquella victoria electoral alcanzada no descansaron ni un solo día en la aplicación de su plan definitivo —derrocar cuanto antes a Maduro—, es así que más allá de los propios errores gubernamentales cometidos la oposición prácticamente no permitió a Nicolás Maduro gobernar en paz y en tranquilidad, es decir en plena vigencia del estado de derecho; todo lo contrario, se lanzaron a las calles para defenestrarlo en el menor tiempo posible. Y eso sí que es no respetar las reglas de la democracia, por cuanto lo correcto y lo coherente con el discurso “democrático” era y es esperar a que Maduro cumpla con su mandato constitucional, este camino era realmente el único a seguir cuando uno se proclama “demócrata”.

Pero está claro que pudieron más los intereses de toda índole, de ahí que la consigna que predominó es “echar a Maduro”, para ello ensayaron muchas fórmulas sin alcanzar el resultado esperado, por eso hoy apelan a que se produzca de una buena vez una intervención hacia Venezuela, con ese fin dirigen sus miradas al amo de turno del norte, a sabiendas de que él actuará ante la primera petición que se le haga.

Acostumbrados a poner orden en el mundo, acostumbrados a humillar a los pueblos, acostumbrados a invasiones como testimonia la historia mundial, hoy se relamen ante la posibilidad de asumir el control pleno de Venezuela y lo que eso significa para sus intereses imperiales.

Si bien esto no nos extraña porque conocemos muy bien la historia mundial, lo que sí nos indigna es que desde América del Sur, a título de nada menos que “defender la democracia venezolana”, existan voces con un alto fervor servil que pidan intervenir en Venezuela.

Esto sencillamente marca un retroceso tremendo en la historia del respeto a la autodeterminación de los pueblos y a los principios de no intervención recogidos hace ya muchas décadas atrás por el Derecho Internacional.

En medio de esta situación que comentamos encontramos a algunos ‘cipayos’ bolivianos como Jorge Quiroga Ramírez, quien, no obstante de su verdadera filiación banzerista, sin el menor rubor se atreve a hablar de “democracia”.

* Diputado nacional

Anuncios