Etiquetas

, , , ,

índice

De: Muy Interesante

¿Cuántas veces no has escuchado que basta con caminar diez mil pasos diarios para mantenerte en forma? Pues te decimos de dónde viene la regla de los diez mil pasos.

¿Por qué diez mil pasos?

El periodista y médico Michael Mosley explicó en The Truth About Getting Fit, un documental de BBC One, que el concepto inició como parte de una campaña publicitaria antes de los Juegos Olímpicos de 1964 en Tokio. Ésta estaba basada en el trabajo del académico Yoshiro Hatano, en la cual se creó un dispositivo llamado Manpo-Kei, un aparato pequeño que medía los pasos.

Esta campaña fue implementada para alentar a los japoneses a dejar el sedentarismo y convertirse en personas más activas. Este número de pasos equivale a recorrer aproximadamente ocho kilómetros al día.

Otras campañas

Una iniciativa más que tuvo gran difusión fue Active 10,  que se impulsó en Inglaterra por la Public Health of England y tomó popularidad en diversos lugares del mundo.

Active 10 consiste en hacer diez minutos de caminata rápida a una velocidad que provoque la aceleración del corazón y repetir la actividad tres veces al día.

¿Cuál es mejor?

Mosley, de la mano del profesor Rob Copeland, de la Sheffield Hallam University, realizaron una prueba para ver cuál de las dos estrategias provocaba mejor resultado en la salud y la apariencia de los participantes.

La mitad de los participantes realizó la prueba de los diez mil pasos y la otra mitad la de Active 10 –que involucra alrededor de tres mil pasos–.

Los resultados mostraron que a pesar de que el grupo de Active 10 hacía menos ejercicio, los beneficios eran mayores.

Esto se debe a que la intensidad de la actividad física era mayor; sin embargo, algunos especialistas insisten en que cada cuerpo es diferente y las variantes como la intensidad y velocidad influyen en la manera en la que el ejercicio se ve reflejado en la salud.

Mismos propósitos

Ambas iniciativas tienen el mismo propósito, incentivar la actividad física y hacer que las personas se vuelvan menos sedentarias. De hecho, existen muchas otras, como la de la Organización Mundial de la Salud, que recomienda hacer 150 minutos de ejercicio a la semana. Lo cual puede ser un reto significativo para algunos, y muy poco para otros.

Encontrar el balance entre una dieta saludable y una vida activa es clave para mantenerte sano, así que si estas no son suficientes, consulta a un especialista para que te diga cuánto y qué tipo de ejercicio es bueno para tí.