Etiquetas

, , , , ,

El salafista marroquí Yunes Chakuri, uno de los más destacados ex reos del penal de Guantánamo, calificó la cárcel en Marruecos de “hotel de cinco estrellas” en comparación con lo que vivió durante trece años en la prisión de Guantánamo.

Chakuri, que fue absuelto el pasado febrero por un tribunal marroquí, relató en una entrevista con el diario Ajbar al Yaum que en Guantánamo los detenidos eran sometidos a torturas de forma “sistemática”.

Una torre de guardia rodeada de alambre de púas en el Campo Delta, en la cárcel de Guantánamo, Cuba. EFE

Una torre de guardia rodeada de alambre de púas en el Campo Delta, en la cárcel de Guantánamo, Cuba. EFE

“Guantánamo es un lugar de privación por antonomasia, el ser humano vive fuera de la tierra y del tiempo, mientras que en Marruecos los presos tienen ropa, jugos y comida. Aquí (Marruecos) al preso se le priva solo de su libertad, pero allí (Guantánamo) pierde su dignidad y su humanidad“, dijo Chakuri.

Renuevan Guantánamo, la siniestra prisión de la lucha contra el terrorismo

El salafista marroquí contó que en Guantánamo se les daba comida “insuficiente” y agua sucia para beber cada doce horas, les prohibían bañarse durante meses, o que les obligaban a defecar en un recipiente colectivo mientras los soldados les sacaban fotos.

Otra vista del campo de Guantánamo. AP

Otra vista del campo de Guantánamo. AP

Chakuri, de 50 años, fue arrestado por el Ejército paquistaní en 2001 en la frontera con Afganistán y al año siguiente trasladado a Guantánamo.

Mirá también

La prisión de Guantánamo no se cierra

Aunque fue declarado “excarcelable” por el gobierno estadounidense, pasó cinco años más en el penal, hasta que en septiembre de 2016 fue entregado por Estados Unidos a Marruecos en un vuelo que realizó maniatado y con los ojos vendados.

Guardias militares estadounidenses caminan dentro de la prisión Camp Delta en la Base Naval de Bahía de Guantánamo, Cuba. AP

Guardias militares estadounidenses caminan dentro de la prisión Camp Delta en la Base Naval de Bahía de Guantánamo, Cuba. AP

Marruecos lo puso en detención preventiva para investigarlo por “pertenencia a banda criminal”, cargo por el que fue condenado en primera instancia en mayo de 2017 a cinco años de cárcel, pero finalmente fue absuelto por el Tribunal de Apelación el pasado mes de febrero.

La abogada británica Cori Crider, que defendió a Chakuri, recordó en 2015 que su cliente ha sido declarado “excarcelable” por al menos seis organismos estadounidenses, entre ellos la CIA, el FBI y los departamentos de Estado y Defensa, además de que nunca llegó a ser formalmente acusado.