Etiquetas

, ,

Evo-Haya
Por Lourdes Pérez Navarro *
La Paz (PL) Bolivia se mantiene unida, serena y expectante en tanto espera el 1 de octubre, cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dará lectura al fallo sobre la demanda de reivindicación marítima interpuesta contra Chile.

 

Cualquiera sea el fallo, ese será un día histórico, pues sellará -o más bien, iniciará- una etapa decisiva en las aspiraciones de los bolivianos de obtener una salida soberana al océano Pacífico, perdida hace más de 100 años tras una invasión de Chile que terminó con la pérdida de grandes extensiones de costas y territorios ricos en minerales.

En diversas ocasiones el presidente boliviano, Evo Morales, ha llamado a la unidad y la calma en esta etapa previa a la decisión de la CIJ, sita en La Haya, a la par de resaltar que la justicia y la historia favorecen las intenciones de Bolivia.

Por su parte, las autoridades chilenas se atrincheran en la letra del Tratado de 1904 que estableció los límites fronterizos luego de concluida la Guerra del Pacífico, y aseguran que no cederán ni un milímetro de costas.

En el país vecino, las aguas se han vuelto cada vez más turbulentas, mientras manipulan a la opinión pública con mecanismos como la divulgación de un spot donde se tergiversa la esencia de la demanda.

‘Bolivia pidió que la Corte obligue a Chile a entregar su propio territorio para darle un acceso plenamente soberano al océano Pacífico’, señala parte de la campaña lanzada por la Cancillería chilena, con la marcada intención de provocar rechazo en la población.

La reacción no se hizo esperar. El pasado 21 de septiembre el canciller boliviano, Diego Pary, denunció que Chile pretende distorsionar la esencia de la demanda marítima con versiones desfiguradas y provocativas.

‘En los últimos días el presidente Sebastián Piñera, a través del canciller Roberto Ampuero, han hecho declaraciones distorsionando la esencia y el concepto de la demanda marítima, direccionando hacia el debate público con respecto al tratado de 1904 y otros elementos que no hacen parte de los que Bolivia ha presentado ante la CIJ’, significó en conferencia de prensa.

Pary precisó que estas declaraciones merecen respuestas, y afirmó que todos los antecedentes del proceso ante la Corte de La Haya sobre negociar una salida soberana al océano Pacífico son de público conocimiento y están disponibles en la página web de esta instancia judicial.

Recordó que las autoridades bolivianas han informado periódicamente al país y a la comunidad internacional sobre el proceso y sus alcances.

Nuestra demanda -manifestó- está sólidamente solventada en documentos jurídicos e históricos que son los que serán resueltos en la instancia judicial. ‘No son versiones desfiguradas y provocativas que difunde Ampuero a los medios de comunicación’, aseveró.

Al respecto destacó que ‘esas declaraciones no corresponden a la verdad ni al respeto que merecen nuestros pueblos, nuestras autoridades y la CIJ’.

‘A estas alturas del proceso no corresponde ni es correcto confundir a los medios de comunicación acerca de los alcances de la demanda y adelantar consecuencias sobre los resultados o poner en duda el cumplimiento del fallo’, acotó el canciller.

Asimismo, rechazó enérgicamente las afirmaciones de Ampuero sobre la legitimidad y convicción de la causa marítima.

Ampuero, dijo, provoca al pueblo boliviano al pretender confundir la demanda con asuntos de política interna; ‘es una inadmisible falta de respeto y contra la sabiduría de los pueblos poner duda la legitimidad de los gobernantes y de su actuación frente a tribunales internacionales, a puertas de recibir una decisión de la CIJ’, resaltó.

Pary dejó en claro que ‘Bolivia es y será respetuosa del Derecho Internacional, de los instrumentos internacionales y de los tribunales establecidos por las Naciones Unidas y, sobre todo, por la vocación de paz y diálogo como la mejor herramienta para resolver las controversias de manera pacífica entre estados soberanos e independientes’, sentenció.

DEFENSA DE DERECHOS EN ÁMBITO INTERNACIONAL

El tema fue retomado el pasado 25 de septiembre por el vicepresidente Álvaro García Linera, quien lamentó las declaraciones pronunciadas en los últimos días por varias autoridades del gobierno chileno.

A su juicio las amenazas de utilizar la fuerza, desconocer el fallo y entrometerse en asuntos internos de Bolivia, solo muestran preocupación ante la inminencia de una derrota catastrófica de la diplomacia chilena.

En contraste, dijo, mantenemos una posición muy sólida como país. ‘Lo hemos dicho públicamente a través de las declaraciones del presidente, la reunión con expresidentes y excancilleres, que muestra que Bolivia ha definido una ruta muy clara y se mantiene compacta en la defensa de nuestros derechos en el ámbito internacional’, subrayó.

Manifestó que esta nación, en primer lugar, defiende un derecho que le corresponde y, en segundo lugar, busca mayor integración con sus vecinos, incluida ‘la hermana República de Chile’.

‘No tenemos ningún tipo de animadversión con el pueblo chileno y siempre que hablamos de Chile estamos trabajando en cómo mejorar nuestras relaciones, cómo articular mejor nuestras economías y sociedades, entre dos países hermanos que han vivido juntos desde hace más de 180 años y seguirán haciéndolo’, significó el vicepresidente boliviano.

Instó a pensar en las futuras generaciones y trabajar en un camino de diálogo, de acercamiento, complementación y de resolución de viejas deudas, heridas y promesas que se hicieron respecto a una salida soberana al océano Pacífico.

García Linera significó que ‘insultando no se gana nada, tampoco amenazando o burlándose, entrometiéndose en asuntos internos de nuestra vida no se gana nada, lo que hace más bien es mostrar un conjunto de debilidades y una pérdida de horizonte y de discurso unificado…’.

‘Nuestra respuesta no es la agresividad, es la confianza, la tranquilidad, la serenidad de quienes tienen la verdad de su lado’, sentenció.

UNA JORNADA HISTÓRICA

En la sede de la Corte estará presente una delegación liderada por el presidente Evo Morales -artífice de esta demanda-, e integrada, entre otros, por los expresidentes Guido Vildoso (1982), Jorge Quiroga (2001-2002) y Carlos Mesa (2003-2005), a quienes el Gobierno cursó invitación y han asegurado su presencia.

Mientras, el pueblo boliviano planifica vigilias en lugares públicos, centros de trabajo y estudio, para escuchar el fallo de la CIJ el lunes 1 de octubre a las 09:00 hora local.

Sin duda, una jornada histórica que significa mucho para este país que sueña con abandonar la condición de mediterraneidad y volver a sentir las caricias de las aguas del Pacífico.

arb/lpn

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia.