Etiquetas

, ,

f0107267_0

Pronto será debatido en la Asamblea General de la ONU el informe de Cuba titulado Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, el que durante más de medio siglo constituye el principal obstáculo a nuestro desarrollo.

Este ha provocado crecientes daños materiales y sufrimiento al pueblo, pero tan arrogante y genocida política imperial ha encontrado no solo resistencia, sino soluciones para salir adelante. En ello han ejercido un importante papel los trabajadores que en sus puestos de labor han desplegado creatividad e ingenio para impedir que ese cerco criminal asfixiara a la naciente Revolución.

Las respuestas a las carencias y limitaciones surgieron aun antes de declararse oficialmente el bloqueo, cuando nuestras industrias, en su inmensa mayoría de tecnología estadounidense, se vieron privadas de piezas de repuesto, lo que amenazaba con paralizar las maquinarias.

La iniciativa obrera se canalizó entonces a través de los comités de piezas de repuesto, apoyados y estimulados por el Che desde su responsabilidad al frente del Ministerio de Industrias, quien después impulsó una campaña emulativa bautizada con el nombre Obrero, construye tu maquinaria.

Tal fue la génesis del Movimiento de Innovadores y Racionalizadores, que en honor al Ministro Comandante y por acuerdo del XIII Congreso de la CTC se convirtió en Asociación Nacional, el 8 de enero de 1976, y ha desempeñado un papel sobresaliente en el desarrollo económico del país.

En un foro debate on line organizado en la edición del periódico con motivo del aniversario 40 de la Asociación, su presidente, Alfredo Machado, destacó que desde aquellos momentos que antecedieron a su fundación, se demostró un principio en el que se ha sustentado la Anir en todos estos años: la capacidad creadora de las masas y el infinito potencial que tienen.

Y puso como ejemplo lo logrado por los trabajadores cuando todavía no contaban con los conocimientos de hoy: la exposición denominada Del Trabajo Creador, inaugurada en una fecha tan temprana como el 29 de marzo de 1963, que estuvo abierta durante 20 días, en los alrededores de la CTC, con 25 pabellones en representación de igual número de sindicatos existentes, con sus inventivas e innovaciones. Constituyó un hecho inédito en Cuba y Latinoamérica.

En la actualidad, esta Asociación de la CTC atesora una historia de importantes contribuciones en el ahorro de todo tipo de recursos, la fabricación y recuperación de piezas de repuesto, la sustitución de importaciones y en no pocas veces el incremento de la productividad del trabajo.

Cuenta con 203 mil 307 asociados, hombres y mujeres del sector estatal y no estatal, agrupados en 9 mil 566 Comités de Innovadores y Racionalizadores. Los 3,76 millones de pesos ingresados a la Asociación solo por el aporte del 2 % de las innovaciones aplicadas, evidencian la contribución de estos trabajadores a la economía.

La integración de la Anir y cada uno de los sindicatos ha favorecido la organización de la iniciativa creadora mediante compromisos incluidos en los planes temáticos de las entidades, que recogen los problemas que afectan el proceso productivo y de servicios posibles a acometer por ellos, no obstante, dichos planes deben recibir mayor aseguramiento y atención por parte de las administraciones.

En las condiciones actuales de la economía, en que enfrentar la obsolescencia tecnológica es todo un desafío y se ha endurecido el bloqueo, el Buró Nacional de la Anir y los sindicatos nacionales han llevado a cabo acciones de capacitación y de análisis con las direcciones económicas y de ciencia e innovación de los Organismos Superiores de Dirección del Estado, grupos y empresas con mayor actividad innovadora para que ganen en conciencia de la necesidad de reconocer esta labor.

Varios Lineamientos del VII Congreso del Partido invocan la aplicación de la ciencia, la tecnología y la innovación, particularmente el 105 expresa: “Actualizar las vías existentes y definir e impulsar otras para estimular la creatividad de los colectivos laborales de base y fortalecer su participación en la solución de los problemas tecnológicos de la producción y los servicios”. Igualmente en el informe del XX Congreso de la CTC se destacó la importancia de los aportes de los innovadores y racionalizadores a la economía y la defensa.

Cuando se hable del enfrentamiento al bloqueo habrá que mencionar a quienes a diario convierten el talento en el recurso económico que necesita el país.